Facultad de Medicina Humana

Noticias y Eventos

Francisco Herrera: Los biomarcadores pueden ser la solución a los problemas en transplantes renales

DR HERRERA

En muchos casos, los problemas renales no terminan con los trasplantes. Sobre este tema, conversamos con el Profesor Francisco Herrera, joven profesional egresado de nuestra facultad, Inmunólogo formado en el Centro Hospitalario Universitario de Saint Etienne (Francia), e investigador en Farmacología Traslacional. En las siguientes líneas nos cuenta de su trabajo, y de un tema de actualidad: el desarrollo de biomarcadores que faciliten los trasplantes renales, materia de una charla ofrecida en nuestra sede.

Francisco Herrera es Nefrólogo en el Hospital Virgen de la Concha de Zamora y Profesor de Farmacología en la Universidad de Valladolid. Recientemente ha sido entrevistado por la Deutsche Welle sobre Investigación Traslacional. También ha dado una entrevista a la Televisión de Castilla y León para hablar del uso terapéutico de cannabis, una droga que puede afectar seriamente las habilidades de conducción de vehículos (www.rtvcyl.es/ficha/CF66F305-E800-C31B-E80ACEA7106F5A2-B/20130830/vamos/ver)

Usted desarrolló recientemente una interesante conferencia sobre biomarcadores predictivos del resultado del trasplante renal ¿Podría darnos algunos alcances?

El trasplante de órganos es la última opción para el tratamiento de pacientes con insuficiencias terminales. No obstante, en los últimos 10 años se viene realizando, frente a una carencia de órganos trasplantables, quizás porque el número de receptores está aumentando (la población enveceje conforme el desarrollo avanza) y debido a la disminución de la cantidad de donantes. Paradójicamente, el número de casos se ha incrementado, sobre todo en España y en países de habla hispana como México,Argentina o Perú, pero parece que no resulta suficiente para solucionar el problema de déficit de órganos.

 ¿Cuáles son los problemas más frecuentes?

Curiosamente, el rechazo agudo ya no es el principal protagonista de la pérdida de estos órganos. Los pacientes fallecen a causa de infartos, accidentes cerebro-vasculares, o cáncer, como consecuencia de la medicación inmunosupresora que tienen que tomar de por vida.También es frecuente el progresivo deterioro de los mismos a lo largo de los años, que es consecuencia de la toxicidad directa de los fármacos para la nefrona (unidad funcional del riñón).

¿Qué otras alternativas existen?

Una posible solución a este gran problema sería poder modular el efecto de los fármacos inmunosupresores utilizando biomarcadores. En otras palabras, individualizar el tratamiento de los pacientes trasplantados, como ha ocurrido con pacientes de cáncer. Se trata de desarrollar una Medicina Personalizada de los pacientes trasplantados de órganos sólidos.

Los marcadores se pueden traer del laboratorio, constituyendo esto la Investigación Traslacional aplicada al trasplante. Para realizar esta acción es necesario consultar el resumen sistemático de las pruebas que avalen el uso del marcador más apropiado para los pacientes trasplantados.

Nuestro trabajo requiere un resumen claro, que puede ser reproducido por otros, y además es matemático, de las pruebas que avalan el uso de una población de linfocitos en sangre (células T reguladoras) como biomarcador del efecto de un tipo de inmunosupresor empleado en el trasplante renal, los inhibidores de la mammalian target of rapamycin (I-mTOR).

Los resultados muestran que aquellos pacientes tratados con estos pueden tener una mejor función de sus injertos renales, si presentan elevados recuentos de las células en sangre, y pueden sugerir incrementar la dosis de los fármacos, cuando el injerto no haya funcionado adecuadamente. No obstante, ensamos que este trabajo aún es preliminar y que deben confirmarse nuestros hallazgos.

¿Cómo observa usted los avances en Medicina? ¿Cuáles son los avances en Nefrología que en su opinión merecen destacarse?

La Medicina es arte y ciencia. Se hace necesaria la aplicación del método científico para buscar las respuestas a las preguntas que surgen día a día con el paciente, pero el “saber hacer” de cada médico es indispensable, puesto que es el motor que genera nuevas preguntas que necesitarán respuestas claras.

En esta autorenovación continua del saber, nos hemos dado cuenta que el tratamiento no puede ser el mismo para todos los pacientes, sino a medida de cada uno, es decir, buscar opciones para adecuar las terapias a las necesidades individuales, y aplicarla también a la nefrología. Por eso se está impulsando el desarrollo de biomarcadores.

¿Cómo influyó la FMH-USMP en su formación y su ejercicio?

La Universidad de San Martín de Porres es mi alma mater. Soy médico gracias a todos aquellos que me transmitieron el arte y los conocimientos durante los siete años que permanecí en las aulas.

Creo que en ningún otro sitio hubiera recibido de la misma manera los conocimientos, ni con el mismo cariño, ni con el mismo sentir.

¿Qué diferencias sustantivas encontró entre el ejercicio de su especialidad en nuestro país y en el extranjero ¿Cuáles son los retos y cómo superarlos?

Nunca ejercí la medicina en Perú, pero recuerdo mi año de Internado en el Hospital Nacional “Dos de Mayo”. Parece que la situación ha mejorado. 

Con mucho esfuerzo, vamos en la línea del desarrollo y el progreso. No obstante, no debemos olvidarnos de quienes fuimos, y aprender de nuestros errores para ser cada vez mejores. No quiero sino agradecer esta entrevista, y espero que lo expresado sirva de estímulo para que otros sepan encontrar su camino, perseverando, y enamorados de lo que hacen.

 

 Brochure pdf

 

 La Molina, noviembre de 2017

  

ÁREA DE DIFUSIÓN
Oficina de Extensión y Proyección Universitaria
Facultad de Medicina Humana - USMP

Contáctenos

Si desea obtener más información, llame al teléfono o escríbanos:

  • Teléfonos: 3(511) 365-2300 / (511) 365-3640 Fax: 365-0485

Av. Alameda del Corregidor 1531, Urb. Los Sirius, Las Viñas, La Molina, Lima 12.