José R. Sandoval: "Estamos aclarando nuestra historia a través de la genética"

Investigador del IDI destaca la importancia de esta disciplina en la reconstrucción de nuestro árbol genealógico.

¿Cuándo se inicio la investigación?

Las recolecciones de muestras biológicas a escala nacional se iniciaron el 2007 en el marco del proyecto Genográfico Sudamericano, en el cual el Centro de Investigación de Genética y Biología Molecular (CIGBM) del Instituto de Investigación (IDI), Facultad de Medicina Humana - USMP, lideró en Perú. La realización del proyecto de investigación fue posible gracias al financiamiento, principalmente, de la Sociedad National Geographic, el que permitió organizar una red de colaboración entre la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil), la Universidad Mayor de San Andrés (Bolivia), la Universidad de las Américas (Ecuador) y la USMP, con el propósito de reconstruir el árbol genealógico de las poblaciones nativas de Sudamérica.

Así, año tras año hemos estado realizando expediciones y visitando varias comunidades a lo largo y ancho del país. En lo que se refiere al proyecto sobre las familias de la nobleza Inca, los resultados de nuestra investigación se han publicado en marzo en la prestigiosa revista científica Molecular Genetics & Genomics.
Ahora, hay otras cuestiones históricas sobre las cuales estamos explorando, pero aún estamos a medio camino porque nos falta contrastar y corroborar esos resultados con el ADN antiguo.

Historia genetica 1

Entre pobladores, colaboradores y guía, dos investigadores del CIGBM (Mg. Oscar Acosta, de polo azul y short negro; Dr. José R. Sandoval, con camisa a cuadros) en plena actividad, siguen el sendero a una comunidad de la Selva (departamento de San Martín).

¿Cuál es el siguiente paso?

Buscar y ubicar el lugar donde probablemente yace el cuerpo o restos óseos de alguno de los Incas o de sus hijos, la veracidad de ello registrada con testigos/escribanos de la época, de la forma del entierro, entre otras descripciones. Por otra parte, en los últimos años se están generando cada vez más información sobre el ADN antiguo, datados hasta en un rango de mil a siete mil años. Seguramente, vamos contar con datos del ADN de muchas momias de Machu Picchu u otras zonas del Cusco, es decir, de los antiguos pobladores del imperio Inca. Así, se podrán hacer las comparaciones respectivas con los datos que hemos obtenido de las familias descendientes de los Incas. En especial, cuando se consiga la información del ADN antiguo de los Incas, se podrá ver si coinciden o no, y así completar esa historia.

¿Cómo evalúa el aporte de otras disciplinas?

Importante, y en ese sentido, la genética complementa a la arqueología, lingüística e historia. Nuestro país cuenta con el archivo arqueológico más completo sobre muchas culturas, en especial de los periodos Wari-Tiwanaku e Inca.

Según la arqueología, cuando el Imperio Wari colapsó, surgieron varios “señoríos” en la actual ciudad del Cusco y alrededores, tales como los Antasayas, Guallas, Lares, Ayarmacas, etc. Posteriormente llegaron los antepasados de los Incas.

Entretanto, en otras regiones, recordemos que en Caral hay varias construcciones de tipo piramidal y allí se han encontrado elementos culturales como quipus, zampoña, hilados de algodón, plumas de papagayo, entre otros objetos, evidenciando las interacciones habidas entre las antiguas sociedades de la Costa, Andes y Selva. En algunas huacas de Lima se han descubierto restos o momias de los periodos Wari-Tiwanaku e inclusive se ha logrado obtener su ADN, y esa información es muy útil para inferir sus vinculaciones genéticas con las actuales poblaciones.

La lingüística, por su parte, también nos permite tener una idea de las diferencias culturales entre las poblaciones autóctonas, cuyo mapeo geográfico sugiere alrededor 50 lenguas en nuestro país y en su mayoría distribuidas en la región amazónica. Asimismo, hay variedades o tipos del idioma quechua, los que han sido clasificados principalmente en tres. Por ejemplo, el tipo quechua IIC abarca la macroregión sur de los Andes de Sudamérica, que comprende desde Ayacucho hasta parte de Bolivia, Argentina y Chile. La genética lo corrobora, ya que se descubre un enclave de expansión demográfica en toda esa macroregión. En el caso de los Incas, sus antepasados probablemente hablaban puquina y posteriormente aymara y quechua.

Por otra parte, contamos con la versión escrita sobre la historia peruana desde la época colonial y la usamos como referencia en los estudios genéticos, pero falta explorar muchas culturas del periodo prehispánico. El ADN nos puede ayudar en desvelar el antiguo bagaje genético de Sudamérica.

¿Cúal es el impacto de estas investigaciones?

Estamos aclarando la historia de nuestros ancestros a través las poblaciones actuales. Por ejemplo, los resultados sobre los descendientes de los Incas nos muestran que hay por lo menos dos fundadores o linajes, y el escenario al que se ajusta es que la elección del nuevo emperador podría haber sido no por sangre, es decir, la sucesión del poder vía patrilineal, sino por habilidad, diferente del estilo monárquico europeo. En las sociedades hay casos donde la responsabilidad se delega al “sobrino”…o al que tiene más aptitudes. En general, encontramos que las familias estudiadas están muy diferenciadas y eso nos indica que no hubo una herencia patrilineal única entre la descendencia Inca. Ese es el primer punto que hemos dilucidado.

El segundo punto es acerca de los mitos, el de Manco Cápac (del Lago Titicaca) y el de los hermanos Ayar (de Pacarictampu). Los hemos puesto a prueba con la genética, similar a una prueba de paternidad, pero a nivel de poblaciones. Se compararon los perfiles genéticos de las poblaciones, trazando lo que fue el Tawantinsuyu, desde Ecuador hasta Bolivia, así como de Argentina y Chile.

Los resultados indican que dos grupos de “nobles” cusqueños de San Sebastián, San Jerónimo y los pobladores de Pacarictampu están muy emparentados con las poblaciones del sur del Perú, incluyendo Cusco y el altiplano peruano y boliviano, lo cual coincide con el área de expansión del antiguo imperio Tiwanaku (previo al incaico); por lo que se desprende que ambos mitos no son tan irreales, sino que están vinculados. Es posible que representen la ruta migratoria de los antepasados de los Incas.

Dr Sandoval genetica

El Dr. Sandoval sugiere que ambos mitos podrían estar vinculados con la ruta
migratoria de los antepasados de los Incas.

 

 

Brochure pdf

 

La Molina, julio de 2018

AREA DE DIFUSIÓN

Ofirina de Extensión y Proyección Universitaria
Facultad de Medicina Humana - USMP

Contáctenos

Si desea obtener más información, llame al teléfono o escríbanos:

  • Teléfonos: 3(511) 365-2300 / (511) 365-3640 Fax: 365-0485

Av. Alameda del Corregidor 1531, Urb. Los Sirius, Las Viñas, La Molina, Lima 12.